Ciclo A

DOMINGO XXX T.ORDINARIO (ciclo A). 25 de octubre de 2020

Ex 22,20-26: Si grita a mí, yo lo escucharé, porque soy compasivo.

Sal 17: Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza.

1Te 1,5c-10: Llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes.

Mt 22,34-40: “Amarás el Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”.

 

En aquel tiempo Jesús hizo callar a los saduceos. Aquellos tiempos, ya tan lejanos, en los que se justificaba con razonamientos, se escuchaba y el vencedor hacía prevalecer su palabra por más convincente, más veraz, más acorde a la realidad. Tras las palabras de los saduceos (que negaban la resurrección), tras las de los discípulos de los fariseos y los herodianos (que quisieron ponerlo a prueba con el impuesto del César), la palabra del Maestro causó el silencio. ¿Qué más oportuno o verdadero quedaba por decir? De este modo sacaba los colores a los paisanos que pretendían su tropiezo.

Esta Palabra, Este que es la Palabra, iluminaba la Ley y los Profetas haciéndolas brillar con claridad meridiana. Tantas leyes, como árboles, impedían ver el bosque; el conjunto de individualidades, dificultaba considerarlas en su conjunto y orbitando en torno a un núcleo. De nuevo Cristo Palabra sacaban los colores a quienes descuidaban el amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo, por detenerse más en otros preceptillos menores.

            En estos tiempos de ahora en que la Palabra del Maestro no nos provoca rubor, nos justificamos con un amor a granel que no compromete: “amor para todos; amor a la derecha y a la izquierda; amor hacia arriba y hacia abajo; al cielo y a la tierra”. La Ley, la Torah de los judíos, invita a ejercer este amor en las concreciones de la vida cotidiana con una delicadeza exquisita: 1. Atención con descuidar a los emigrantes. 2. Los agravios contra viudas y huérfanos serán tasados con rango de asesinato. 3. El derecho al justo cobro de intereses ha de supeditarse a que la persona acreedora no quede desasistida en sus necesidades fundamentales.

El amor ha de ser la fuente de la que beban las leyes que regulan el trato con Dios y las relaciones sociales, si no estas están abocadas a la injusticia, siempre lesiva contra el ser humano. Y si la presencia cristiana en una comunidad no suscita sonrojo por las agresiones contra la dignidad de las personas en ese lugar y no busca humanizar, por mejor decir, “divinizar” su entorno, es que estamos lejos incluso de los saduceos y fariseos que, al menos, callaban ante las respuestas de Jesús. 

Monaguill@s

 

 

 

 

 

Sirviendo a Jesús en el Altar

Programación Diocesana "Vocación"

Oramos por...

La Voz de Papa Francisco

Xtantos

Imagen, frase de la Semana

"Bienaventurados los corazones flexibles, porque no se romperán" (San Francisco de Sales)