Pascua

Fallece el Sacerdote Miguel Ángel Angora Mazuecos

A la edad de 68 años fallece el Sacerdote Don Miguel Ángel Angora Mazuecos en la tarde noche del día 7 de Junio del 2018, párroco de Ntra Sra de los Ángeles en Ciudad Real, delegado de Vida Consagrada en la Diócesis.

Nació el 3 de Julio 1949, ingresó en el Seminario el 12 de Septiembre 1960, se ordenó como Presbítero en Castellar de Santiago el 6 de Junio de 1975. Coadjutor de Madre de Dios de Almagro entre 1975 y 1978, cuando se le encomendó también como Coadjuntor en la parroquia de San Pedro Daimiel hasta 1991, en 1978 Consiliario del Movimiento Junior. Entre 1984 y 1991 Secretario Arciprestal de Mancha Oeste, en 1991 párroco en Herencia hasta 2006

Éste último año el Señor Obispo lo nombró Padre Espiritual del Seminario Diocesano en Ciudad Real, también delegado diocesano Vida Consagrada y Administrador parroquial en Villamayor de Calatrava.

Damos GRACIAS por su vida cristiana y Sacerdotal. Gozando de la presencia del Padre y arropado con el Manto de María.  D.E.P

La misa Exequial será en la mañana del sábado día 9 de Junio a las 12;00 horas, presidida por Monseñor Gerardo Melgar, en la parroquia de Santa María en Alcázar de San Juan  

Pascua

“Por la victoria de Rey tan poderoso,

 que las trompetas anuncien la salvación”

(del Pregón pascual)

La palabra “Pascua” viene del hebreo “pesah”, que parece significar algo así como “cojear, saltar, pasar por encima” tal vez aludiendo a algún “salto” ritual y festivo. Pero muy pronto pasó a referirse al hecho de que Yahvé “pasó de largo” por las puertas de los israelitas en el último castigo inflingido a los egipcios, y más tarde al paso del mar Rojo y al tránsito de la esclavitud a la libertad. La Vulgata la tradujo por “transitus Domini”. En arameo la palabra es “pas.ha”, que dio origen el griego “pascha”. Otra interpretación que se extendió durante siglos fue la de “pascua-pasión”, de padecer. Por lo tanto, lo que si está suficientemente claro es que el término “Pascua” sí hace referencia al tránsito de la esclavitud a la libertad y de la servidumbre al servicio, en cuanto que es acción de Dios que hizo salir a modo de éxodo a su pueblo hebreo que estaba sometido a la esclavitud y a la tiranía de los egipcios.

Nuestra Pascua, la Pascua cristiana, hunde sus raíces en la judía, conmemorando este Éxodo o salida de Egipto. Así mismo, la Pascua es la fiesta más importante de los judíos y tiene raíces que son muy antiguas y complejas como por ejemplo las que provienen de aquellas fiestas que se celebraban en tiempos antiguos de Canaán y los patriarcas, como la inmolación de los corderos en primavera, rito propio de los pastores nómadas, y la fiesta de los panes ácimos, rito más propio de los pueblos agrícolas, sedentarios. Ambos ritos sirven para ofrecer a Dios las primicias de los rebaños y de las cosechas. Pero a estas fiestas cósmicas unió Israel muy pronto el recuerdo de la liberación y salida de Egipto y alianza en el Monte Sinaí. La fiesta natural se convirtió en “memorial” de la salvación obrada por Dios a favor de su pueblo. La Pascua se enriqueció así en cuanto a su contenido. Los textos de Ex 12 y Dt 16 ya suponen la fusión de todos los elementos naturales y salvíficos, dando lugar a la gran fiesta de los judíos, que en los siglos anteriores a Cristo acentuó cada vez más su carácter escatológico y mesiánico.

Desde la liturgia romana occidental, la Pascua en cuanto tiempo litúrgico dura cincuenta días. Es lo que llamamos la CINCUENTENA PASCUAL. Celebrando el mismo acontecimiento durante cincuenta días que posteriormente se prolongará a lo largo de todo el año litúrgico, con la plena seguridad de que Cristo no está muerto sino que vive.

Resaltar como curiosidad popular, la costumbre de que durante el tiempo pascual, como puede ser en otro tiempo, pero con más énfasis durante éste, se lleva a cabo la bendición de las familias, visitadas en sus casas, acentuando el recuerdo vivo de la presencia continua de Dios, invitando a los padres e hijos a vivir conforme el Evangelio, la alegría de la gran noticia hecha viva en la vida del Resucitado.

Monaguill@s

 

 

 

 

 

Sirviendo a Jesús en el Altar

Programación Diocesana El Acompañamiento personal, Espiritual y Pastoral

La Voz de Papa Francisco

Xtantos